Envienos un Whatsapp


Fases del sueño: tus aliadas para el mejor descanso

 Hemos escuchado de ellas, sabemos de su existencia, más no tenemos muy en claro en qué consiste cada una. De hecho, no sabemos con exactitud cuántas son, ¿quién le pondría atención a algo que sucede mientras duermes? El error radica en que no le damos la importancia debida a nuestro descanso, creando malos hábitos del sueño, cosa que con el paso del tiempo nos perjudicará.


A lo largo de este Blog del Descanso, te hemos dado consejos, datos científicos y sugerencias para mejorar tu descanso, ha llegado el día de hablarte sobre las facetas del sueño, en qué consiste cada una y en cómo las puedes aprovechar para mejorar tu forma de descansar.

Las fases del sueño se dividen en 5:

Fase I.- es la parte ligera del sueño, esa en la que las personas aún perciben los estímulos auditivos y táctiles. Es muy fácil que alguien sea despertado si se encuentra en esta fase, pues el cuerpo aún no termina de caer en el sueño profundo. Es importante que nuestro lugar de descanso esté en silencio y fuera de interrupciones.

Fase II.- es aquí cuando el organismo bloquea las vías de información sensorial, desconectando el cuerpo del entorno y facilitando así la actividad de dormir. Esta fase es parcialmente reparadora, no obstante no es suficiente para tener un descanso adecuado. En el caso de los adultos, esta fase ocupa el 50% del tiempo del sueño, por lo que es muy importante tenerla en cuenta.

Fase III.- en esta fase el bloqueo sensorial se intensifica, haciendo posible un sueño más profundo denominado como delta. En esta fase no se sueña, sin embargo si te despiertas estando ya en ella, puedes sentirte confundido y desorientado. Se produce una disminución del 10 al 30 por ciento en la tensión arterial y en el ritmo respiratorio, ah, y también incrementa la producción de la hormona del crecimiento

Fase IV.- es la fase con mayor profundidad del sueño; aquí nos adentramos a la zona abisal del descanso, ese momento en que la actividad cerebral es más lenta, el tono muscular se reduce y, en ocasiones, se presentan los sueños, pero de un modo vago entre imágenes difusas y luces sin una línea argumental. Es en esta fase donde se manifiestan los trastornos del sueño como el sonambulismo o los terrores nocturnos.

Fase REM.- también conocido como Sueño Paradójico, en esta fase el cuerpo es posible la atonía muscular, es decir, la relajación total; sin embargo, el sistema nervioso central se activa en modo vigilia y alerta. Es en esta fase donde se presentan los sueños con un hilo argumental, aunque no siempre lógico. La actividad cerebral eléctrica es rápida. El hecho de que los músculos estén totalmente relajados, impide que las personas dormidas materialicen sus sueños y se hagan daño.

Las alteraciones más típicas de esta fase con las pesadillas y la parálisis del sueño.

¿Qué te pareció esta información? ¿Tenías idea sobre las fases del sueño? Esperamos que haya sido de utilidad y sigas leyendo estos Blog del Descanso.