Envienos un Whatsapp


Cansancio al manejar ¡No te arriesgues!

Conducir un automóvil demanda todos nuestros sentidos y concentración plena, pues al hacerlo somos responsables de nuestra seguridad y de la de quienes nos acompañan. Por eso jamás subestimes la importancia de un buen descanso, especialmente cuando hagas recorridos largos o por rutas desconocidas o complicadas geográficamente.

Según información del Departament of Health and Human Services, descansar una hora menos de lo que necesitamos cada día puede afectar nuestra capacidad de reacción y concentración, y eleva la probabilidad de sufrir un accidente automovilístico.

El tráfico de la ciudad puede ser un infierno y se necesita una mente bien descansada para reaccionar rápidamente cuando algún conductor frena de repente, te da un cerrón, o debas sortear curvas cerradas o pavimento resbaladizo. También toma en cuenta lo siguiente:

No bebas alcohol, y si no descansaste, tampoco creas que la cafeína te ayudará. Cuando hay alcohol en nuestro organismo, nuestras reacciones son más lentas y torpes. Y si piensas que tomar refresco, café o una bebida energizante te quitará el cansancio, malas noticias: su efecto dura muy poco tiempo.

Si manejarás largas distancias por carretera, garantiza tu descanso una noche antes. Organiza tu agenda para dormir todo el tiempo que necesites y emprender el viaje con tus capacidades al cien por ciento. Y desde luego, jamás te desveles.

Programa tus trayectos y haz escalas si son muy largos. Nunca te arriesgues a conducir toda la noche si tuviste un día lleno de actividades. Y si éste no es el caso, pero manejarás miles de kilómetros, detente en algunos sitios cada cierto tiempo para descansar.

Si es posible, viaja con compañía. A veces conducir por carretera puede ser muy aburrido, sobre todo si la ruta es recta. Alguien con quien platicar puede ayudarte a que el recorrido no sea tan monótono.

Así que no importa si manejas para ir a la escuela, al trabajo, a visitar a alguien, a una cita de negocios, a llevar a tus hijos a alguna parte, o sales a carretera. Si tienes demasiado sueño y debes conducir, no le des vueltas: la mejor solución siempre será que le des prioridad a tu descanso.

Fuente: US Department of Health and Human Services.